El calor obliga a cerrar las puertas de la piscina de O Milladoiro

La jornada de intenso calor llevó ayer en O Milladoiro a cientos de personas a las instalaciones de las piscinas municipales. Este hecho puntual ocasionó el abarrotamiento del lugar y momentos de tensión entre los usuarios a los que se les privó de la entrada en el recinto ya que el aforo estaba completo. Según la legislación vigente, establecida por la Xunta de Galicia, el espacio de las piscinas está dispuesto para dar cabida a un aforo de 165 personas. Sobre las 16.00 horas, el recinto estaba completamente lleno, lo que, con la creciente llegada de amienses a medida que avanzaba la tarde, provocó que comenzase a formarse una larga cola, formada sobre ochenta personas, en la entrada. Se produjo un momento de tensión cuando éstas exigieron a los socorristas entrar a las instalaciones puesto que ya se dieran más casos en los que la piscina se había llenado y se había permitido la entrada a más personas.

Los socorristas informaron que cumplían con su deber al prohibir el paso a más gente, si bien se vieron obligados a llamar a la Policía Local para poner orden en esta situación. Tras la intervención de los agentes municipales y, posteriormente, del alcalde, Carlos Fernández, alrededor de las seis y media de la tarde la situación se subsanó de forma tranquila y sin más problemas.

Hecho puntual

El alcalde atribuye esta situación a un hecho puntual, debido a una jornada de intenso calor, en una piscina con una gran cantidad de usuarios.

Por otra parte, los habituales bañistas reclaman que se amplíen las instalaciones puesto que hay algo más de ocho mil socios y si sólo se permite la entrada a 165 es lógico que se produzcan estas situaciones e incluso que se repitan en un futuro.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario