Santiago de Compostela, una ciudad muy dulce

Expositor de golosinas

Si algo caracteriza a Compostela es la presencia de tiendas de productos alimenticios dulces a lo largo y ancho de toda su extensión, muchas de ellas colocadas estratégicamente para que la gente acabe “picando” y llevándose a la boca algunas de las cosas que en ellas se pueden encontrar saltándose dietas y poniendo en peligro sus dientes pero… dándose el auténtico placer de comer algo rico.

Las que más abundan son las tiendas de gominolas, las cuales podemos apreciar con mayor densidad en los puntos en los que hay colegios e institutos cercanos, ya que tienen en los niños y en los adolescentes su principla clientela y fuente de ingresos. Es por ello que no es raro ver colas interminables a determinadas horas de la mañana que coinciden con los recreos o las horas de salida de las clases de los alumnos.

Otra vertiente son las pastelerías, que muchas veces también venden pan, y que al igual que las tiendas de chucherías tratan en su mayoría de elegir lugares con un amplio tránsito de chavalada por lo que no es extraño verlas cerca de las tiendas de golosinas que a su vez están cerca de institutos o colegios, como hemos dicho o bien de parques o lugares en donde se lleven a cabo actividades extraescolares.

Finalmente un nuevo tipo de local está proliferando en la ciudad de unos años a esta parte: las heladerías. Muchas tiendas de gominolas o pastelerías venden helados, pero desde hace algún tiempo se han creado varios espacios dedicados exclusivamente a la venta de helados más elaborados. Además en la actualidad el boom de los helados de yogur ha multiplicado este tipo de comercio en Compostela, una  ciudad cada día más dulce como habéis podido comprobar.

Más información – Postres típicos de Santiago para terminar una buena comida

Fotos – Sara Habilleira

Te puede interesar

Escribe un comentario