La actividad volverá al área infantil de la Alameda desde la próxima semana

Prácticamente un año después de su retirada, el parque infantil de la Alameda está a punto para recobrar su actividad, y en esta ocasión no solo para el disfrute de los niños, sino también de los mayores interesados en ejercitarse con aparatos que les requieren poco esfuerzo pero que les ayudarán a mantenerse mejor en forma. En el área específica para los pequeños se procedía en los últimos días a instalar el piso del ámbito de juego y se espera que durante esta misma semana quede completado, como el resto del recinto, con lo que a partir de la próxima semana toda la zona podrá recuperar su actividad.

La apertura llegará con cierto retraso. Se contaba con que el equipamiento estuviese operativo hace ya unas semanas, pero el mal tiempo de enero y de los primeros días de febrero impidieron avanzar al ritmo previsto y deseado. La instalación del caucho del piso del parque, que amparará a los pequeños en sus juegos, precisa de varios días de tiempo seco, para asentar bien. De otra forma, su perfecto agarre sería más que cuestionable. Y hasta la semana pasada, prácticamente se hizo difícil contar con más de dos o tres días de tiempo soleado asegurado.

Pero ahora sí se ha enfilado la recta final. Según la concejala de Medio Ambiente, la nacionalista Elvira Cienfuegos, de la que dependen los parques y zonas verdes de la ciudad, la empresa adjudicataria del proyecto ha indicado que esta semana quedará todo concluido, con lo que esperan inaugurar para la próxima. Los niños podrán volver a la antigua área de juego, y sin los inconvenientes de los últimos tiempos, en que la práctica del botellón en el Campillo hizo imposible el mantenimiento del área de ocio infantil. Los restos que las numerosas reuniones juveniles dejaban en el parque infantil, al margen de que a primeras horas de la mañana se procediese ya a su limpieza, llevaron al Concello no solo a retirar provisionalmente el área de juego sino a adoptar la determinación de que cuando abriese de nuevo, con elementos totalmente renovados y con mayores medidas de seguridad, se vallaría y se cerraría por la noche.

El parque se cerrará por tanto en horario nocturno, pero no solo el área infantil. También quedará al resguardo del botellón el lado derecho (donde se instalarán los elementos para los mayores) y la zona central del Campillo. De hecho, al igual que el acceso a la Alameda por el paseo de A Ferradura y la iglesia de Santa Susana, esa zona ya ha quedado vedada a los transeúntes durante la noche desde hace unos meses, lo que ha provocado el desplazamiento del botellón hacia la zona del estanque del campus.

Pero el Concello no quiere mantener por más tiempo la provisionalidad de esos cierres. Por ello, junto con la recuperación del parque infantil, ha contratado la sustitución de esos vallados y la de los instalados desde hace más de un año en otras partes de la Alameda por otros más acordes al entorno. Los de los accesos son movibles.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario