El buen tiempo acompañará a los peregrinos estos días en su llegada a Compostela

Termómetro en las calles de Compostela

El verano se está dejando notar en Santiago de Compostela, donde si bien ha llovido en algunos días sueltos a lo largo del último mes, el sol ha sido la tónica predominante a lo largo de este verano lo cual está propiciando que los peregrinos se encuentren con una ciudad bañada por el calor en su llegada a la capital compostelana lo que supone el último tramo de su peregrinaje.

Cierto es que la mayoría de los caminantes vienen predispuestos a encontrar una ciudad marcada por la lluvia, como es tradición en Compostela, cuyas calles suelen estar mojadas año tras año como fruto de un clima en el que las tormentas son algo común, lo cual le ha valido a Santiago para ganarse merecidamente la fama de ciudad húmeda.

Sin embargo de unos años a esta parte el sol se deja ver más en la ciudad del Apóstol, lo cual favorece a muchos turistas que pueden así disfrutar de largos paseos por Compostela sin necesidad de las clásicas botas de agua o los paraguas que antes solían ser complementos obligados para cualquiera en su estancia en la capital de Galicia.

La única nota negativa es que las temperaturas que se esperan para este agosto podrían ser tan elevadas que dificultarían el último tramo de los peregrinajes, el cual es además el más duro ya que los caminantes llevan muchos kilómetros en sus piernas y por tanto demasiado cansancio acumulado, al que la fatiga y el calor se sumarán aumentando la necesidad de hacer parones para descansar… a poder ser a la sombra de un buen árbol.

Más información: Disfruta del placer de visitar Santiago

Foto: eropapress.es

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario