Compostelanos haciendo cuentas para llegar a fin de mes

Hucha cerdito y mano echando moneda

No hay más que ir con los cinco sentidos por la calle para escuchar conversaciones y ver ciertas cosas que denotan que muchos de los ciudadanos compostelanos tienen que hacer cuentas y ajustar presupuestos para poder llegar a fin de mes, y otros, aunque algo más holgados, tampoco van sobrados en exceso y no están dispuestos a tirar el dinero.

El boca a boca en la ciudad es uno de los factores clave para difundir aquellos lugares, ya sea en lo relativo al ocio o a las compras, que permiten ahorrar algo de dinero: “He oído que en tal sitio tienen rebajada la fruta”, “He comido bien en este restaurante y el precio no era para nada excesivo”. En la parada del bus, en la cola del súper, en las cafeterías… cada vez se escuchan más este tipo de conversaciones que delatan no solo el afán por no despilfarrar, sino la intención de compartir sus hallazgos con los más cercanos, a los que viendo como están las cosas a buen seguro les vendrá bien también ahorrar un poco.

Cada vez son más los que se detienen en el supermercado comparando precios, o los que se han aficionado a echar un vistazo a los catálogos de los diferentes supermercados que llegan a los publi-buzones de los edificios y que no hace tanto tiempo iban directos a la basura.

La crisis se nota en la calle, y esto que aquí expongo solo solo pruebas tangibles que se dejan ver y oír cada vez que uno sale por la puerta de su casa. Seguro que sabes de lo que hablo…

Más información – La Crisis en Santiago de Compostela

Foto – No lo aseguro

Te puede interesar

Escribe un comentario