Cinco obreros heridos al caer desde seis metros en las obras de Peleteiro

La caída de uno de los forjados de las obras de cons­trucción del nuevo colegio Peleteiro, ubicado en Montouto (Teo), provocó ayer un accidente en el que resultaron heridos cinco operarios. Los trabajadores se precipitaron desde una altura de unos seis metros, según indicaron a este periódico fuentes de los Bomberos, que colaboraron con los servicios de urgencias sanitarias del 061 en la tarea de inmovilizar a los heridos para trasladarlos al Hospital Clínico.

De los heridos, el más joven, L.M.A.D.M., de diecinueve años, es también el que presentaba un pronóstico de mayor gravedad. El resto de los accidentados son J.J.D.D., de 24 años; J.C.M.P., también de 24; V.M.P.O., de 31 y M.M.L., de 44 años.

En un principio se pensó que alguno de los operarios podía haber quedado atrapado entre los escombros que produjo el derrumbe, por lo que se optó por llamar a los bomberos. A su llegada, los antiincendios se encontraron con que todos los heridos estaban a nivel de tierra y no era necesario excarcelar a ninguno, así que aseguraron la zona en la que se produjo el accidente, donde todavía quedaban elementos que podían desprenderse. Los agentes colaboraron también con los efectivos del 061 en las tareas de inmovilización y traslado a las ambulancias de los heridos.

Al lugar del siniestro se desplazaron una ambulancia medicalizada, que se dedicó a atender al herido más grave, y otras dos asistenciales, pertenecientes al servicio del 061.

Con distintos niveles de gravedad en sus heridas, todos los obreros estaban “muy magullados”, según apuntan efectivos de Bomberos. De los dos cuyo estado era menos grave, uno tenía un “fuerte traumatismo facial”, e incluso había perdido algún diente, pero ambos se mantenían “conscientes, orientados y tranquilos”.

Ayer, al cierre de esta edición, fuentes del Centro Hospitalario de la Universidade de Santiago (CHUS) confirmaron a este rotativo que el trabajador L.M.A.D.M., de 19 años, “sigue grave”, al igual que el operario J.J.D.D., de 24 años. A pesar de este diagnóstico los sanitarios confirmaron que no se teme, afortunadamente, por la vida de ninguno de ellos.

Por otro lado, los otros tres trabajadores que sufrieron este accidente laboral “se encuentran ingresados en el hospital, y su pronóstico es reservado”, indicaron los sanitarios del hospital Clínico de Compostela.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario