Visitas para entendidos: la facultad de Periodismo de Santiago

Facultad de Periodismo Siza

Uno de los accesos a la facultad de Periodismo de Santiago de Compostela

Hoy voy salir del bellísimo casco viejo de Santiago, voy a dejar de lado la piedra, la antigüedad, la historia que empapa Compostela para hablar de un edificio muy joven: la facultad de Periodismo de la Universidad de Santiago de Compostela.

Titulo este artículo “visitas para entendidos” y es que quizá los visitantes que yo veía deambulando y tomando fotos por este edificio durante el tiempo que fui estudiante en ella, era gente que lo iba buscando. Tal vez arquitectos, estudiantes de arquitectura, amantes de la aquitectura…

¿Qué tiene de especial este edificio? Fue diseña por Álvaro Siza, el arquitecto portugués cuyos diseños se caracterizan por las líneas rectas y las rampas.

Nacido en un pueblo pesquero cerca de Oporto en 1933, Siza es uno de los arquitectos más importantes de la actualidad. Ha recibido numerosos premios y reconocimientos entre los que destaca el Premio Pritzker en 1992, el Premio Alvar Aalto en 1988 o el Premio de la Fundación Wolf de las Artes en 2011.

Una de las características de su obra y que hace tan particulares sus edificios, es la “hipersensibilidad topográfica” con la que trata sus proyectos. Sus edificios se basan en la creación de una topografía totalmente nueva, como una respuesta concisa a las exigencias del lugar. Sus obras aparecen situadas delicadamente sobre el terreno.

También es característico en Siza el uso de materiales locales, la defensa del trabajo artesano y el aprovechamiento de la sutileza de la luz de cada lugar sin excluir la forma racional y los avances de la técnica.

En Santiago de Compostela se pueden ver dos de sus obras: la facultad de Periodismo y el Centro Gallego de Arte Contemporáneo, CGAC, junto al Parque de Bonaval.

Mientras el CGAC me pareció un edificio bonito acorde a su función, la facultad de Periodismo, como usuaria que fui durante dos años, me resultó fría, aséptica, incómoda y poco funcional.

Eso sí, si vas como admirador de Siza y no como estudiante, quedarás encantado con ella.

Te puede interesar

Escribe un comentario