El Códice Calixtino, la joya documental que fue robada

Códice Calixtino

El Códice Calixtino

La actualidad nos vuelve a llevar a la Catedral de Santiago de Compostela, pero esta vez para hablar de una de las joyas que custodia: el Códice Calixtino.

En 2011 saltó la noticia de que este importante códice había sido robado, siendo hallado unas semanas más tarde en un trastero de la zona de Milladoiro.

Este robo puso en primera línea informativa el patrimonio documental español, tan rico y tan poco conocido. Por suerte fue recuperado sin ningún tipo de daño.

Pero… ¿por qué es tan importante este ‘libro viejo’? El Códice Calixtino es el nombre propio de un manuscrito iluminado (con ilustraciones) de mediados del siglo XII que contiene el más antiguo texto del Liber Sancti Iacobi (c. 1140).

En este texto se reúnen sermones, himnos, milagros, relatos de la traslación del Apóstol, textos litúrgicos y piezas musicales relacionados con el Apóstol Santiago.

El cuarto libro narra el descubrimiento de la tumba por Carlomagno. El quinto constituye una especie de guía para los peregrinos que seguían el Camino de Santiago en su viaje a Santiago de Compostela, con consejos, descripciones de la ruta y de las obras de arte así como de las costumbres locales de las gentes que vivían a lo largo del camino.

Robado del templo el 5 de julio de 2011 y recuperado un año después, fue sustraído por un electricista de la Catedral que aprovechó algunos descuidos del personal para apropiarse de numerosas objetos de gran valor.

El juicio comenzó hace unos días y actualmente está en el ecuador del proceso. Medio centenar de testigos pasarán por el juicio para testificar sobre este caso.

Los tres acusados son el electricista, su mujer y su hijo. El próximo día cuatro de febrero terminan las testificaciones y comienza la reproducción de las pruebas gráficas y documentales.

Seguiremos informando sobre los avances en este caso, aunque parece que no depara grandes sorpresas.

Te puede interesar

Categorías

Noticias

María Ibáñez

Soy Gestora de Información y Documentación (la manera fea de llamar a los bibliotecarios y archiveros). Me gusta viajar, descubrir las ciudades, fijarme en los detalles, las anécdotas, la historia, exprimir las guías y contar aquello veo y descubro. He tenido la suerte, además, de poder vivir en varias ciudades españolas y alguna del extranjero.

Escribe un comentario