0

A 215 sordos gallegos les colocaron un implante coclear para poder oír

meneame_share

 sordos 300x180 A 215 sordos gallegos les colocaron un implante coclear para poder oír

Un centenar de familiares de personas a quienes se colocó un implante coclear para poder oír, docentes, logopedas y otros especialistas evalúan hoy y mañana en el Palacio de Congresos las indicaciones de esta operación y la mejor forma de rehabilitar a niños intervenidos. El simposio lo apoyan el Servizo Galego de Saúde y el Real Patronato sobre Discapacidad, y en la inauguración estarán altos cargos sanitarios y de Medicina.

En Santiago, A Coruña y Vigo se realiza esta cirugía, que entra en las prestaciones de la sanidad pública. Unos 215 sordos profundos gallegos -en España son 6.700- se han implantado, el 60% niños y el resto adultos. Concepción Rodríguez, logopeda de la Unidad de atención temprana del CHUS afirma que «por la experiencia que tenemos, si la programación está bien hecha y se interviene al niño en torno al año de vida, la familia colabora, y no se dan otros problemas asociados, con el implante va a coger el lenguaje de forma natural, como un oyente. A los 4 años ya quedan en manos de la profesora de audición y lenguaje, se les hace seguimiento, y a los 6 años ya no vuelven, pueden aprender como cualquier otro escolar».

La fonoaudióloga argentina Hilda Furmanski, que será la ponente principal, sostiene que hay unas indicaciones para poder someterse con éxito a un implante coclear, que es una opción cuando no funcionan los audífonos. «Lo ideal es operar en los primeros años de vida, pero hay niños de diferentes edades y en diferentes situaciones y condiciones. Algunos pierden la audición antes de nacer, otros en los primeros años de vida, incluso después de aprender a hablar». Es diferente que una persona haya sido oyente y hablante y pierda la audición, a que haya nacido sorda y desconozca el lenguaje por audición, aunque sepa comunicarse por la lengua de signos o lectura labial.

«El implante -agrega- se aprobó en niños en 1990 y, cuando tiene éxito, aprenden a hablar usando su audición, utilizan en teléfono, aprenden varios idiomas, algunos cantan o tocan instrumentos musicales. Las expectativas son muy superiores a las de 20 años atrás, ha sido un cambio muy importante».

Fuente: La Voz de Galicia.


meneame_share

Escribe un comentario