Visita a las cubiertas de la Catedral de Santiago

Cubiertas de la Catedral de Santiago

Vistas de las cubiertas de la Catedral de Santiago de Compostela

Santiago de Compostela es una ciudad con mucho encanto llena de lugares cargados de historia y arte que bien merece la pena conocer a fondo, bien con una guía en la mano bien con alguien que nos cuente lo más interesante de cada lugar.

Uno de esos rincones que merece la pena pagar por entrar son las cubiertas de la Catedral de Santiago.

El Museo de la Catedral de Santiago permite a los visitantes profundizar en la historia de la Catedral a través de los diferentes espacios habilitados y las exposiciones temporales que organiza.

La cubierta pétrea de la Catedral de Santiago está dispuesta en forma escalonada y se puede recorrer, ofreciendo unas panorámicas espectaculares tanto de la basílica como de la ciudad de Santiago.

El Museo de la Catedral engloba la colección permanente, el Palacio de Gelmírez (Pazo de Xelmírez), el Pórtico de la Gloria, la Tribuna, las excavaciones arqueológicas y las cubiertas. No hay porqué visitarlo todo a la vez, de hecho se puede visitar solo las cubiertas de la Catedral.

La entrada a las cubiertas incluye la visita guiada, que se realizan por lo general en español, pero no incluye el acceso del Pazo de Xelmírez. El acceso es por el Centro de Recepción de visitantes, en la cripta del Pórtico de la Gloria.

La entrada general cuesta 12 euros y hay una entrada reducida de 10 euros. Esta última es para peregrinos, parados, mayores de 65 años y estudiantes debidamente acreditados.

Por su parte tendrán entrada gratuita los menores de 12 años acompañados de adultos (no aplicable a grupos escolares), sacerdotes y miembros del ICOM.

Los que han subido aseguran que es una de esas visitas obligadas después de la Catedral ya que las vistas y el entorno son inmejorables.

Te puede interesar

Categorías

Monumentos

María Ibáñez

Soy Gestora de Información y Documentación (la manera fea de llamar a los bibliotecarios y archiveros). Me gusta viajar, descubrir las ciudades, fijarme en los detalles, las anécdotas, la historia, exprimir las guías y contar aquello veo y descubro. He tenido la suerte, además, de poder vivir en varias ciudades españolas y alguna del extranjero.

Escribe un comentario