Vallas ‘antibotellón’ para el campillo de la Alameda

En un plazo de dos meses el campillo de la Alameda contará con un área infantil y otra con apartados de gimnasia totalmente cerrados para evitar que se convierta en escenario de los botellones nocturnos.

Tal y como adelantó este periódico, la zona verde situada entre el parque y el campus sur de la Universidade recuperará el cierre, similar al que ya tuvo a mediados del siglo pasado. La junta de gobierno municipal aprobó ayer inicialmente la adjudicación de la obra a la empresa Lappset España VR.

El presupuesto asciende a 117.823 euros, y el plazo de ejecución previsto es de dos meses. Se trata de dos zonas diferenciadas, una situada a la izquierda de la escalinata, que se dedicará a juegos infantiles, con tres áreas especializadas según la edad.

De esta forma, habrá un espacio dedicado a los niños de entre cuatro y doce años, con un columpio de cesta y dos juegos de resorte. Otra área estará destinada a la franja de edad comprendida entre los dos y los ocho años, y contará con un multijuego integrado por varias actividades y dos aparatos de resorte.

Por último, una tercera área, para niños de entre dos y seis años, contará con un columpio de tres plazas y dos juegos de resorte. Las tres zonas tendrán un pavimento de caucho.

A la derecha de la escalera, en la parte más próxima al Ensanche, se situará un circuito saludable al aire libre, con elementos que permitan reunir a grupos, desde adolescentes hasta personas mayores, para realizar todo tipo de ejercicios.

Además del cierre de los juegos, también se colocarán vallas móviles en la parte alta del paseo de la Herradura, para evitar caídas con el botellón.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario