Un bachiller santiagués inventa una visera para manejar el pecé

Elio Guion, un alumno de 14 años del Instituto Rosalía de Castro, acaba de ganar el primer premio del Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia (Gradiant: Galician Research and Development Center in Advanced Telecommunications).

Su invento se llama Infrared Tracker (seguidor de trayectoria de infrarrojos), y ha tardado en construirlo sólo cinco días.

Elio cogió una gorra que tenía en su casa y le puso una estructura fija de alambres a cuyo final se unen luces led. Le añadió unos cables para interconectarlo todo, y lo remató con un interruptor. Todo el sistema funciona con dos pilas de 1,5 voltios.

El propio Elio explica para qué sirve este artilugio: “Juego mucho con un simulador de vuelo y, para incrementar el nivel de realismo, quería que se notasen en la pantalla los movimientos de mi cabeza al pilotar el avión”. Así, desde su gorra, las led envían infrarrojos a una cámara web conectada a la computadora y a la que se le añadió un filtro de luz. La pantalla del PC muestra entonces, y tras introducir el correspondiente software, las imágenes del juego con distintas perspectivas según los movimientos que efectúa el usuario: adelante, atrás, hacia los lados, desde arriba, abajo, etcétera.

“Existen algunos sistemas que ya permiten hacer esto, pero el problema es que tienen un coste muy elevado”, argumenta también el inventor, que hizo una inversión de poco más de 4 euros en construir este aparato.

Personas sin movilidad

Además de tener un uso muy práctico en los programas de juegos por ordenador, esta gorra sería de gran utilidad para los arquitectos. Y es que los que utilizasen este invento podrían moverse por el interior de sus dibujos como si fuera realidad virtual, lo que haría más cómodo su trabajo. A Elio también le gustaría que su creación se aplicase en la navegación aérea, pues no en vano él quiere ser piloto en el futuro. Pero, sobre todo, la gorra que ha creado podría ayudar a las personas que tienen problemas de movilidad en sus manos y brazos. Y es que podrían navegar por Internet, cambiar de ventana o activar el zoom con un simple movimiento de cabeza.

Una Wii que ya se vendió

Jorge Gómez y Tino Álvarez son los profesores de Tecnología del Instituto Rosalía de Castro. Jorge fue quien aportó la idea de presentarse a los premios Gradiant, que tienen su sede en Vigo: “No se hizo este trabajo para presentarse allí, sino que Elio nos enseñó su gorra, el proyecto ya estaba hecho, y el plazo todavía seguía abierto”, explica.

Este concurso pretende animar a los estudiantes de los centros de enseñanza secundaria, bachillerato y FP de Grado medio de Galicia a presentar propuestas de nuevos conceptos y sistemas de interacción entre el ser humano y las máquinas que sean útiles para la vida diaria de las personas, así como originales en el diseño.

Cuenta, además, con dos modalidades, la de InConcept, en la cual sólo es necesario detallar una idea, y la modalidad InAction, en la cual ya hay que hacer realidad ese concepto.

Elio consiguió ganar el InAction fabricando una gorra que permite manejar un ordenador empleando únicamente los movimientos de la cabeza. Le regalaron una consola Wii por ello, que el inventor decidió venderle a un familiar.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario