Sobre la estupidez de algunas leyes locales

Botellas de alcohol

Hoy vamos a hablar de la estupidez suprema hecha ley: la prohibición de vender alcohol en Santiago a partir de las diez de la noche, lo cual afecta sobre todo a los establecimientos 24 horas.

Si analizamos a fondo (o incluso si lo hacemos solo superficialmente) esta estúpida ley, nos daremos cuenta de que no tiene ni pies ni cabeza.

Si la sustancia en sí es considerada nociva y hay que dar un paso adelante actuando en consecuencia, lo lógico sería prohibirla a cualquier hora (cosa con la que no estoy de acuerdo pese a no ser bebedor). Pero claro, los impuestos mandan y eso sería la ruina.

Si la sustancia no es tan nociva como para prohibirla… ¿Qué sentido tiene una limitación horaria? ¿Qué hace que sentido tiene poder adquirir alcohol a las nueve y media pero no a las diez?

Solo el de incordiar, hablando en plata la cuestión es la siguiente: si no lo compraste hasta las diez te jodes y te quedas sin beber… o te ves abocado al más cruel de los garrafones que te dan en el 90 por ciento de bares.

Para terminar dos reflexiones: ¿Por qué un 24 horas no puede vender alcohol a esa hora, pero un bar sí puede servirlo? Y… ¿Qué clase de medida contra el botellón es esta? ¿Acaso si lo compras a las ocho de la tarde no lo beberás en la calle? Esto es como el canon de la SGAE te presuponen delincuente al comprar el producto independientemente del uso que hagas de él: ¿Porqué no puedo comprar una mísera lata de cerveza por la noche para tomarla en mi casa? Incluso aunque sea una botella de tequila lo que se me antoja… no tiene ningún sentido.

Asco de políticos y asco de leyes… Seguro que las hicieron mientras se tomaban un vino de los caros…

Más información – Restaurantes y bares

Foto – Last Vacaciones

Te puede interesar

Escribe un comentario