Santiago supera ya los mil parados en el ladrillo por la crisis del sector

La fuerte desaceleración de la actividad inmobiliaria en Santiago y su zona de influencia ha contribuido a engrosar de manera brusca el nivel de desempleo registrado. Según los últimos datos aportados por la Consellería de Traballo, la comarca compostelana cerró el pasado mes de septiembre con 1.080 demandantes inscritos en las oficinas del paro, una cifra récord si se tiene en cuenta que en el mismo mes del 2007 el número de demandantes era de 699. En solo un año el incremento es de casi el 55%. La noticia no debe extrañar si se toma como referencia lo acontecido en una de las firmas más pujantes del sector, Mahía, que se ha visto obligada ya a despedir a 532 empleados -entre personal de oficina y obreros- como consecuencia de una caída en su actividad que roza el 90%.

«No es nada raro que el desempleo empeore en la segunda mitad del año en una ciudad como esta; nosotros ya advertimos de que la inercia de algunas obras iba sosteniendo el nivel de actividad, pero dijimos que a medida que finalizasen la gente se iría a la cola del Inem porque no estaban empezando nuevas promociones», explica Juan José Yáñez, gerente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de A Coruña (Aproinco), uno de los colectivos que más ha advertido sobre las consecuencias del parón.

A pesar de que los asuntos laborales no son una competencia municipal, desde el Gobierno compostelano confían en que el impulso a la licitación de obra pública y a la vivienda protegida contribuyan a mitigar el impacto de la fuerte crisis que padece el sector. También se iniciarán los trabajos de los polígonos empresariales de A Sionlla y Finsa y están previstas otras obras financiadas con dinero de las administraciones, como la alta velocidad ferroviaria o la Ciudad de la Cultura.

«El mercado de compraventa de pisos está completamente bloqueado y además hay una fuerte restricción a la financiación de nuevas promociones por parte de las entidades financieras; en ese escenario, es normal que no haya nuevas obras», explica Rafael Rodríguez, consultor inmobiliario. Los profesionales de este sector se muestran esperanzados de que el mercado del alquiler se reactive como consecuencia de la actual situación. De hecho, las empresas intermediarias ya han notado un repunte en la oferta de pisos para arrendamiento.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario