San Lázaro fue otra vez un fortín para el Compostela

El Compostela suma y sigue. El equipo santiagués amarró ayer en San Lázaro tres puntos más ante un Portonovo muy ordenado que nunca le perdió la cara al partido. El equipo de Milucho dio muestras de su fortaleza fuera de casa. Los primeros minutos de partido fueron de dominio alterno y ninguno de los dos rivales tuvo ocasiones claras de gol. El Compostela fue el que puso más empeño en ataque durante los primeros instantes, pero el cuadro visitante, con una defensa de cinco, desbarató todas las jugadas ofensivas de los locales. El equipo de Milucho jugó con una defensa muy adelantada y el Compostela, consciente de ello, intentó meter balones en largo a la espalda de la defensa visitante. En los primeros instantes el Portonovo sólo inquietó la portería de Pablo a balón parado, pero en el minuto 21 tuvo una buena ocasión para adelantarse en el marcador. Fiti disparó desde la frontal del área y Pablo, con apuros, despejó el balón a córner.

El equipo de Chus Baleato respondió a balón parado. J­immy sacó una falta y Catú estuvo a punto de aprovechar el rechace del portero visitante. Los dos equipos estuvieron en todo momento bien colocados sobre el terreno de juego y el primer gol de la tarde tuvo que llegar tras un fallo en defensa.

Ubeda cedió atrás para su portero pero Rubén, muy atento, robó el balón y tras regatear a Marcos marcó el 1-0. Antes de ir al descanso el Portonovo tuvo el empate en las botas de Curiel. Remató mal Álex ante la salida de Pablo y Curiel aprovechó el rechace para disparar desde fuera del área, pero el balón fue interceptado por Catú que despejó el esférico fuera de su área.

En la segunda parte el duelo se volvió muy trabado y con poco juego por parte de los dos equipos. El Compostela se dedicó a defender bien y a salir rápido al contragolpe por medio de Vladimir y Petter.

El Portonovo tuvo otra ocasión clara para empatar en el minuto 58. El equipo visitante sacó un córner y en el segundo palo, tras un fallo de marcaje de la defensa blanquiazul, quedaron tres jugadores del Portonovo solos que fueron incapaces de empujar el balón al fondo de la portería local. El equipo de Baleato pudo sentenciar con tres claras ocasiones, pero no lo hizo y tuvo que sufrir hasta el final.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario