Raxoi aprueba unos presupuestos con 115,9 millones para 2009

El Gobierno local de Santiago de Compostela, liderado por el bipartito PSdeG y BNG, aprobó inicialmente hoy en pleno extraordinario el plan de presupuestos para el ejercicio 2009, que en total ascienden a 115.889.959 euros –115,9 millones con aportaciones de otras administraciones–, a pesar de los votos en contra del PPdeG.

El concejal de Facenda, Andrés Fariña, destacó que las cuentas “cumplirán los objetivos del gobierno para este año”, con un “impulso” al gasto social para “compensar a los más perjudicados por la coyuntura de crisis económica”, con un aumento en 6,9 por ciento respecto a 2008 en gastos de bienes corrientes y servicios que suponen “aproximadamente 36 millones de euros”. Además, representa una de las partidas más importantes al suponer un 31,2 por ciento del total, en el que el mayor incremento se produjo en reparación y conservación (24,39%).

En su explicación, Fariña destacó que los ingresos por transferencias corrientes -27.920.764 euros- “suponen el 24 por ciento del total del presupuesto” y, a su vez, representan 18 millones de euros del fondo complementario; los ingresos del Fondo Galego de Cooperación -3.400.000 euros-, la transferencia de Estatuto da Capitalidade -3.180.000 euros-, y los 469.000 euros del programa ‘Urban’.

Por su parte, la concejala popular Cecilia Sierra denunció “la falta de informes técnicos” que “garanticen una estabilidad presupuestaria” y criticó que las cuentas de 2009 propuestas por el bipartito “suponen aumentar el grado de endeudamiento -a 78 millones- y la presión fiscal sobre los ciudadanos”.

En este sentido, Sierra señaló que el gobierno local “tenía que entregar documentación solicitada en diciembre y que no se llegó a entregar en su totalidad”. Además, en su opinión, los presupuestos representan “una menor inversión” y “una mayor inestabilidad” al basarse “en una hipotética recuperación de la economía mundial durante el último semestre del año”.

Creación de empleo

Por su parte, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, negó la existencia de una deuda de 78 millones, ya que “el tope está impuesto en 61 millones” y recordó que “el Gobierno local alcanzó superávit en sus cuentas los últimos nueve años”, a pesar de que “tenía un remanente negativo de 40 millones que arrastraba desde hace 10 años y que se redujo paulatinamente”.

Asimismo, destacó que de los presupuestos de 2009 “dependen un total de 4.000 empleos directos” y que “a los 159 millones abría que añadirles los 16,5 millones del plan Zapatero, los cuatro millones de operación extraordinaria o los 26 millones del Consorcio”.

Por otro lado, la teniente de alcalde y portavoz del BNG, Elvira Cienfuegos, precisó que el apoyo de su partido a los presupuestos de basó en que “fomentan la creación de empleo” a través de la obra pública; y el “incremento” en gastos corrientes y en servicios (del 7%) “en beneficio de los más desfavorecidos”.

La portavoz nacionalista destacó la “acción y contenido social” con un 70 por ciento de aumento en servicios a las familias y del 25 por ciento destinados a asociaciones de atención benéfica, además de los 300.000 euros “adicionales” del plan Urbano para “incentivar la acción social”.

Finalmente, recordó “el acuerdo de mantenimiento de los 14 centros educativos” con la Xunta de Galicia o los 300.000 euros destinados a reforma de espacios públicos “que quedarán en tres millones por la aportación de la Consellería de Vivenda”.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario