Raxoi aprueba la subida de tasas y prevé 120 millones de presupuesto para el año

La corporación municipal tuvo ayer doble sesión plenaria. A la de los bomberos le precedió la convocada para aprobar las ordenanzas fiscales del 2009. En conjunto subirán un 4,9% (IPC) todas las tasas, excepto la de limpieza, mientras que los impuestos se mantienen, con la única excepción también del de vehículos, que sube en igual proporción. Ello, y la congelación del precio del transporte urbano, deja en un 3% la subida real, según los socialistas, aunque para la oposición ni ese argumento justifica el incremento fiscal en un momento de crisis económica en el que cree que el Concello debería no solo congelar las ordenanzas sino rebajarlas al mínimo legal.

El PP votó en contra de la propuesta, aunque se abstuvo en la decisión de incorporar a la estructura fiscal local la ordenanza que gravará a las empresas de telefonía móvil, por la que Raxoi prevé ingresar en el 2009 un total de 387.000 euros. Según la extrapolación realizada para Santiago del estudio de la Federación Española de Municipios y Provincias en el que se basa la propuesta, la base imponible en Compostela será de casi 27,7 millones y la previsión recaudatoria se deriva de la aplicación de una cuota del 1,4% sobre ella.

La oposición justificó su abstención en que no está claro que esa tasa no vaya a repercutirse finalmente en el bolsillo del usuario, aunque el edil de Facenda, Andrés Fariña, entiende que no debería ser así, pero que es una cuestión de «mercado e competencia».

El pleno de las ordenanzas concluyó con la aprobación del Plan Económico Financeiro 2009-2011, un instrumento que le exige la Xunta ante la inestabilidad presupuestaria de 27 millones en que se encuentra el Ayuntamiento. El plan fija los compromisos municipales para superar esa situación en los tres próximos ejercicios, aunque Andrés Fariña se ocupó de explicar que esa inestabilidad es una cuestión meramente formal, de carácter contable, no de liquidez. «O concello é solvente», dijo. La inestabilidad se produce al trasladar a un ejercicio posterior el remanente de los anteriores, es decir, créditos presupuestarios que habilitan a reconocer obligaciones, pero sin la posibilidad de reconocer derechos en ese mismo ejercicio presupuestario. Esta situación se da, afirma, por la falta de sincronía entre la generación de ingresos y la ejecución de los proyectos que los financian.

Contención de la deuda

Según el concejal, que dice que no se debe confundir estos planes con los de saneamiento financiero, la forma de alcanzar la estabilidad financiera pasa fundamentalmente por elaborar y ejecutar presupuestos con proyección plurianual tanto en gastos como en ingresos acompasados en el tiempo. Según ese plan, el Ayuntamiento prevé manejar en el 2009 un presupuesto de 120 millones (seis más que ahora) y de 122 en el 2010. Para el 2011 la previsión llega a los 125.

Fariña sostiene que este plan no afectará a la capacidad inversora, sino que el compromiso es mantener o aumentar el gasto en inversión en los próximos años, fomentar el ahorro y contener el endeudamiento amortizando más capital del que se pedirá a los bancos.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario