Parque de Santo Domingo de Bonaval

Parque de Bonaval

Fuente en el Parque de Santo Domingo de Bonaval

Santiago de Compostela es una ciudad llena de parques y pequeñas plazas con encanto, perfectos para sentarse a leer, tomar el sol o simplemente echar la tarde en buena compañía.

Uno de los lugares que más me gustaron fue el Parque de Santo Domingo de Bonaval, un extenso parque ubicado en una colina al noroeste de la ciudad histórica. Fue inaugurado en 1994 y en él intervino el arquitecto portugués Siza.

Se accede por el pasadizo que se encuentra entre el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC), edificio diseñado por el propio Siza, y el Museo do Pobo Galego (Museo del Pueblo Gallego), alojado en el que fue un convento medieval.

Subiendo por este camino que puede parecer escondido, se accede a una ladera desde la que podemos observar una sorprendentes y bellas vitas de los tejados de la ciudad, con la imponente catedral a un lado. También encontramos en esta parte del parque una escultura que sin necesidad de saber el autor, es fácil deducir que es de Chillida por su característica forma.

Dentro del parque encontramos distintos niveles de altura que están divididos por muros de esquisto, piedra sobre la cual se asienta la ciudad de Santiago, que han sido restaurados.

Si lo recorremos entero, podemos distinguir tres zonas. La primera es la inferior, la cuál perteneció al Convento de Bonaval y que los monjes usaban como huerta. La segunda parte que podemos distinguir es la del antiguo cementerio, desde donde hay vistas panorámicas de la ciudad antigua y donde se han construido nuevos jardines. La tercera parte, separada por un muro de piedra, es el antiguo robledo donde se colocó la primera antena de radio de Galicia y donde además se pueden contemplar restos de una mina y un lavadero.

A mi me parece uno de los parques más bonitos y con más personalidad de cuántos hay Santiago. Tal vez por la historia que desprenden sus muros y caminos.

Te puede interesar

Categorías

Varios

María Ibáñez

Soy Gestora de Información y Documentación (la manera fea de llamar a los bibliotecarios y archiveros). Me gusta viajar, descubrir las ciudades, fijarme en los detalles, las anécdotas, la historia, exprimir las guías y contar aquello veo y descubro. He tenido la suerte, además, de poder vivir en varias ciudades españolas y alguna del extranjero.

Escribe un comentario