Nuevos vuelos para Lavacolla

“Confío en que en los próximos días vaya a haber buenas noticias de ampliaciones de frecuencias y servicios por parte de alguna compañía aérea. En menos de dos semanas la aerolínea hará públicas esas conexiones”. Así, de rotundo se mostró el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, ayer en Correo TV, al referirse a la situación que atraviesa en la actualidad el aeropuerto de la capital gallega.

Cuando se le preguntó si la aerolínea de la que hablaba era Ryanair, y de sí las conexiones eran con capitales de países nórdicos, como por ejemplo Estocolmo, Bugallo respondió con un “puede ser que tengamos noticias en esa dirección”.

Respecto al toque de atención dado por la Cámara de Comercio, que hace dos días mostró su preocupación por la disminución de vuelos en la terminal compostelana, el regidor reconoció que la situación es difícil. “Hay motivos para estar preocupados por ese tema, como también tenemos que estar preocupados por todo lo derivado del nuevo escenario económico. Afortunadamente, Lavacolla está aguantando mejor que el resto de aeropuertos gallegos. Lo que sí es cierto es que estamos en un escenario enormemente complicado, desde el punto de vista económico, y sobre todo, desde el punto de vista del funcionamiento de las compañías aéreas”.

Según Bugallo hay elementos, como la subida de las tarifas o el precio del combustible, contra los que desde el Ayuntamiento no se puede hacer nada. “Las compañías que estaban en condiciones más precarias están atravesando una crisis muy importante, reduciendo vuelos, personal, y las que son un poco más fuertes tratan de aprovechar esa oportunidad, en la que la competencia es menor, para recuperar precios, así que están con una política de subida importante de tarifas y reducción de servicios. Lógicamente no es una situación agradable y no podemos calificarla positivamente. Además, es un escenario en el que las fuerzas que están en juego son muy ajenas a nosotros. Por ejemplo, el alto de precio del combustible es uno de los factores más determinantes o la propia situación estructural del sector aéreo. Nosotros tenemos la posibilidad de influir en algunos aspectos puntuales, y debemos hacer todo lo que podamos”.

Mirando al Año Santo

Por otro lado, el alcalde insistió en que no será posible que la nueva terminal de Lavacolla esté finalizada a principios de 2010, tal y como reclama la Cámara de Comercio. “Hay que ser realistas, el contrato da un plazo de ejecución de 26 meses y si contamos desde ahora nos ponemos ya a finales del Año Santo”.

Para Bugallo lo importante es que las obras del nuevo aeropuerto se inicien cuanto antes. “Lo importante es que cuanto antes se inicien los trabajos, mejor. Eso es lo que todos queremos y estamos urgiendo al Ministerio de Defensa para que solucione los problemas que tiene en su propiedad, con relación al Aeroclub y ponga los terrenos a disposición de AENA, para que pueda iniciar las obras. AENA tiene ya las obras contratadas, y la parte de los terrenos exterior a Defensa ya está expropiada”.

De todos modos, el regidor compostelano destacó que la instalación actual podrá atender de sobra a los pasajeros que lleguen a la capital gallega durante el Año Santo. “Santiago hoy por hoy tiene un buen aeropuerto. Está claro que queremos verlo mejorado, pero lo importante es que ningún tráfico aéreo de Compostela se va a resentir en los próximos dos años, como consecuencia de que la terminal no esté en condiciones. El nuevo aeropuerto lo necesitamos para crecer, pero en el escenario actual tiene capacidad para atender hasta tres millones de viajeros”.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario