Nueva estética para la Alameda

La Alameda está a punto de recuperar el parque infantil del Campillo. De hecho, ya se pueden ver algunas de las atracciones con las que contarán los niños, así como el suelo de caucho que evitará que los más peques se hagan daño si sufren alguna caída. Por ello, aunque no se ha anunciado ninguna fecha oficial desde Raxoi, se espera que su apertura esté muy próxima.

Como recordarán los lectores, el anterior parque infantil se desmanteló en octubre de 2007. Era muy antiguo y estaba bastante deteriorado porque junto a él se celebraba el botellón.

Posteriormente, el retraso de los presupuestos del Concello provocó que hasta finales de julio no se aprobase el proyecto y el pliego de cláusulas para sacar a licitación la compra e instalación de los elementos de juegos de este parque. Ahora, por fin, ve la luz. Además, junto a él se construirá una zona con aparatos de gimnasia para crear un circuito biosaludable para que tanto jóvenes como personas mayores puedan ejercitarse.

Y para evitar que los botellones de los miércoles, jueves y viernes vuelvan a provocar daños, ambos (el parque infantil y la zona de gimnasia) estarán cerrados con unas vallas que simularán a las que ya tenía el emblemático parque de la Alameda en 1835. “Constarán de barras metálicas verticales muy finas, con dibujos horizontales tanto en la parte superior como inferior”, explicaron a este diario fuentes de Raxoi.

Por otro lado, el parque infantil estará dividido en tres zonas según las edades. Así, habrá un área para niños de 4 a 12 años, otra para pequeños de 2 a 8 y una última para chavales de 2 a 6 años. Los padres encontrarán en todas ellas carteles informativos para orientarse en este sentido.

Y ya se están colocando, además, en la Alameda las verjas que sustituirán a las antiestéticas vallas que hay ahora. Su fin también es evitar que la movida deteriore el espacio que va desde el Paseo da Ferradura a la Escalinata del Campillo.

Acotarán la zona da Ferradura unas verjas que, por el día quedarán abiertas y pegadas a la acera y, por tanto, prácticamente ni se verán, pero por la noche se cerrarán para evitar el paso a cualquier persona.

Las de la Escalinata, sin embargo, serán de quita y pon. Es decir, desaparecerán por el día.

Por otro lado, estos días también se están cambiando y rehabilitando las farolas del jardín compostelano. De hecho, en el Paseo de los Leones aún conviven las viejas con las nuevas, aunque también se pueden ver modelos novedosos en la calle que conduce a la iglesia de Santa Susana o en el propio Paseo da Ferradura

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario