Medio Ambiente da vía libre a un cambio legal para que Portos haga en Conxo una torre de 44 metros

Declarando que no precisa ser sometida a un farragoso proceso de evaluación, en la práctica, la Consellería de Medio Ambiente acaba de autorizar una reforma puntual de la normativa que regulaba el desarrollo urbanístico de un terreno en el barrio de Conxo identificado como sunp-16. Gracias a esa decisión, Portos de Galicia podrá empezar en breve a construir allí su futura sede, un vanguardista edificio cuya ejecución acumula ya casi un año y medio de retraso respecto al calendario inicialmente previsto. Contando el sótano, su planta baja, las nueve posteriores y todo lo que, a lo sumo, sobresaldrán del techo elementos auxiliares como ascensores y placas solares, el bloque podrá alcanzar una altura máxima de 44 metros, según documentación oficial adjunta al expediente. Quedará emplazada junto a la residencia de ancianos que la Vicepresidencia da Igualdade e do Benestar gestiona en Volta do Castro.

Las modificaciones impulsadas, que el gobierno municipal ya había aprobado inicialmente este verano, no afectan a la superficie tope construible en la parcela, la cual se va a mantener en 4.000 metros cuadrados. Aunque sí permiten «unha maior flexibilidade nas liñas de edificación», en respuesta al hecho de que el proyecto de inmueble plantea que la alineación de cada uno de los pisos de la torre vaya variando en relación con el eje de simetría principal, formando una especie de voladizos irregulares. Asimismo, eliminan la antigua obligación de emplear como aparcamiento la planta inmediatamente superior a la subterránea (zócalo) y, por ende, dan luz verde a implantar dentro de la misma usos terciarios: aseos, la recepción, una sala expositiva, vestíbulo…

Obra de 5 millones y 24 meses

La resolución de Medio Ambiente, fechada a 10 de octubre, atraviesa actualmente un período de consultas que concluirá el día 27. A partir de entonces, Portos, un organismo público adscrito a la Consellería de Política Territorial, activará la maquinaria burocrática con el objetivo de adjudicar las obras cuanto antes y comenzarlas incluso antes de acabe el 2008, algo realmente difícil ya a estas alturas del otoño. Diseñado por el estudio sevillano Morales de Giles Arquitectos, levantar este complejo tomará menos de 24 meses y exigirá un desembolso de 5,6 millones, de los cuales 2,1 ya figuran consignados en los presupuestos de la comunidad para el ejercicio en curso.

Por sus considerables dimensiones, rupturista configuración, factura a base de elementos reciclables, espectacular iluminación y autosuficiencia energética, la sede impresionó a la opinión pública cuando fue presentada, el 26 de octubre del 2006. Sustituirá a los dos locales de alquiler en el polígono de Fontiñas que en estos momentos ha de costearse su promotor.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario