Los hosteleros se frotan las manos con la proximidad del Apóstol

Barra de un bar con botellas y copas

Como cada año por estas fechas los hosteleros de Santiago de Compostela comienzan a frotarse las manos ante lo que se les avecina, especialmente en años de crisis como estos que nos está tocando vivir en los que siempre es un buen momento para tener unos ingresillos extras.

Y es que las  del Apóstol, que tienen dos días fuertes (las noches del 24 y del 31) pero que duran más de una semana en la que la gente sale a un ritmo elevado, siempre atraen gente a la ciudad haciendo que el número de potenciales clientes de hoteles, bares, restaurantes o discotecas se eleve notablemente y que además los habitantes y los nativos de la ciudad hagan más gasto del que generalmente llevarían a cabo.

Salir a comer o a cenar, tomarse unas copas, acabar saliendo… eso es algo normal en los días que vienen y los bolsillos de los dueños de los establecimientos de hostelería verán reflejado este afán festivo de los compostelanos, igual que los trabajadores, que posiblemente tendrán un extra por las horas de más que puedan haber trabajado así como propinas más generosas y más abundantes.

No podrán salir a celebrarlo ya que estarán dándolo todo laboralmente, pero al menos harán su agosto en pleno julio… que no está nada mal.

Más información –

Foto – Fotos Digitales Gratis

Te puede interesar

Escribe un comentario