Los estudiantes alquilan pisos de 4 habitaciones para ‘capear’ la crisis

La crisis o la desaceleración, como se quiera llamar, también ha llegado al Campus compostelano. Los estudiantes tendrán que apretarse el cinturón este nuevo curso académico, al igual que el resto de los mortales, para conseguir un piso de alquiler que esté en buenas condiciones y que, sobre todo, se acerque lo más posible a lo que pueden destinar a este gasto.

Que la crisis está aquí es ya evidente para las agencias inmobiliarias consultadas por este diario, donde todas coincidieron en afirmar que “este curso, a diferencia de otros, la mayoría de los alumnos de la Universidade buscan pisos de cuatro habitaciones y cada vez son menos los que pueden afrontar los gastos de un alquiler ellos solos”.

Como ejemplo, en la agencia inmobiliaria Amor aseguran que se les van de las manos los pisos de tres y cuatro habitaciones, mientras que los de una o dos se quedan en espera de que llegue la bonanza económica.

Repartir gastos, y con cuantas personas más mejor, es el objeto de deseo de los estudiantes que cada año cursan una carrera en Compostela, unos veinte mil, aunque haya que restar a los que ya viven en la ciudad, en las afueras o los que optan, sobre todo si no les queda más remedio, por coger el bus o el tren a diario para ir a casa y volver a la ciudad del Apóstol.

Debido a la crisis económica en este curso académico 2008-2009 han sido mayoría los estudiantes que se han puesto las pilas buscando un lugar donde alojarse ya a principios del pasado mes de junio.

“Nos quedan pisos para alquilar, en eso no notamos la crisis, aunque sí hay ya poco donde escoger y más difícil si se buscan pisos de más de dos habitaciones”, comentan en las inmobiliarias santiaguesas.

En cuanto a los precios, la mayoría de los pisos que se ofertan para alquilar oscilan entre los 280 ó 330, los de una habitación, hasta más de 600 los que pueden cobijar a cuatro o más estudiantes. Evidentemente las zonas más codiciadas son las que se encuentran más próximas a los dos campus de la USC.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario