Lluvia de millones en Santiago

¿Se imagina despertarse un día siendo multimillonario, así de la noche a la mañana? Esto es lo que le pasó ayer a un desconocido al que la diosa fortuna le dejó nada menos que más de tres millones de euros y del que nada se sabe salvo que selló un boleto de la primitiva en el bar Polígono, en el Tambre. Una de las empleadas de este establecimiento compostelano, Cristina Franco, aseguró ayer a este diario que “quizá nunca sabremos a quién le tocó porque es una suma muy importante de dinero y seguramente seguirá con su rutina y su vida normal durante un tiempo para guardar el anonimato y cuando deje de hablarse del tema, disfrutará del dinero”.

Sin duda, ayer no fue un día normal en este bar que regenta Jesús Peón y que funciona desde hace más de dos décadas contando con una clientela muy variada, aunque también muy fiel. “Como damos comidas de lunes a viernes los clientes más habituales que tenemos son trabajadores del Polígono del Tambre, que aprovechan que tenemos máquina para sellar la primitiva y juegan, aunque también lo hacen clientes de la zona y de las afueras, tanto particulares como peñas”, señaló Cristina Franco.

La clientela de este establecimiento bromeaba ayer y apostaba por quién podría ser el afortunado. Alguno incluso dijo: ¿Qué apostamos a que fulanito no viene mañana -por hoy, lunes- a trabajar diciendo que está acatarrado. Y no por culpa de la lluvia, sino de la lluvia de millones?”.

Mientras hacían apuestas sobre el que jugó a los números 4, 21, 26, 39, 43 y 47, muchos se lamentaban no haber dado con estas cifras mágicas. “Y es que llevo jugando muchos años y tengo muchos agujeros que tapar, sobre todo ahora con la crisis”.

Pero la suerte no sólo cayó en Compostela, sino que también viajó hasta la localidad ourensana de Lobios, donde el boleto afortunado fue sellado en el café Lusitano. Otros tres millones de la Primitiva ya fueron más lejos, en concreto, hasta Ceuta.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario