Las ferias: el paraíso de los pequeños y de los adolescentes

Noria de Santiago de Compostela

Como es natural y ocurre año tras año desde hace muchísimo tiempo, la llegada de las fiestas y celebraciones del Apóstol supone la llegada a Santiago de las  y de las atracciones que se sitúan en la Alameda y que hacen las delicias de los espíritus más jóvenes de la ciudad.

Los niños son los primeros que flipan con este tipo de eventos: sus padres los llevan allí y tal despliegue de sonidos, colores y luces hace que se exciten en demasía y que lleguen a casa verdaderamente baldados y se duerman rápidamente para soñar con lo que han visto. Al día siguiente posiblemente querrán volver… y posiblemente conseguirán que sus padres les lleven. Seguramente también conseguirán que les compren algo o que papá gane algún peluche disparando balines o tirando dardos.

Pero no son los únicos, los adolescentes aman este tipo de lugares a los que poder ir en pandilla para echarse unas buenas risas y llevar a cabo alguna actividad diferente a las que comúnmente suelen desarrollar. Además suele haber permiso de papá y de mamá para llegar más tarde y con un poco de suerte unos eurillos extras para gastar en las atracciones.

Espero que lo disfruten, ciertamente es la parte más bonita de estas celebraciones.

Más información –

Foto – Silvia y Leticia

Te puede interesar

Escribe un comentario