La increíble historia del Códice Calixtino

Códice Calixtino de la Catedral de Santiago

Hace varios meses toda España se puso en alerta cuando los telediarios y los periódicos de tirada nacional daban la noticia del robo del Códice Calixtino de la catedral de Santiago, el cual poseía un valor incalculable debido a su antigüedad. La policía extremó las medidas por aquel entonces y no era extraño ver registros de coches en las carreteras de la ciudad, en busca de tan preciada pieza, lo cual sin embargo no dio resultado.

Miles de páginas se llenaron, cientos de minutos televisivos en telediarios, programas y magazines hacían conjeturas acerca de la identidad del ladrón y de los motivos que podría haber tenido para sustraer tan querido manuscrito. Además se calculaba su precio y se hablaba de cuanto se podría obtener con su venta en el mercado negro, algo que, como más tarde se pudo comprobar nunca llegó a suceder: el códice no llegó a ser vendido.

Pero este verano la pesadilla llegó a su fin y la imagen de uno de los policías devolviendo al Deán de la catedral la pieza recuperada abrió la mayoría de los informativos en lo que parecía el desenlace de una novela policíaca de máxima intriga. La satisacción de los eclesiásticos era enorme y según afirmaban ellos mismos no había palabras que pudieran expresar el agradecimiento por la recuperación del añorado libro.

Y en el fondo nunca se había alejado demasiado. El códice salió de la catedral de la mano de un despechado electricista que trabajó antiguamente en la catedral y que afirmaba haber sido despedido de manera injusta. El pobre hombre lo guardó en el garaje de su casa en el Milladoiro, a cinco minutos de Santiago de Compostela como venganza por el no pago de la indemnización laboral que creía justa tras tantos años de servicio. La venganza ha sido sonada… y ha hecho famoso a un humilde electricista y a un antiguo libro del que pese a su valor, jamás se había hablado tanto.

Más información: El buen tiempo acompañará a los peregrinos en su llegada a Santiago de Compostela

Foto: patricialopezsolera.blogspot.com.es

 

Te puede interesar

Escribe un comentario