Kiko Palabras, arte de madera en Compostela

La talla "Todos compartimos a mesma nai" del autor Kiko Palabras

Muchas personas tienen madera de artista… pero pocas hacen de la madera un arte y ese es el caso de Kiko Palabras.

Se trata de un santiagués cuya imaginación no tiene límites. Esto le permite intuir la belleza en los casos en que ésta se encuentra escondida. Y es que sus ojos ven figuras en inservibles trozos de madera y sus propias manos ayudan a esas formas de su mente a emerger de la materia para salir a la luz y reivindicar la utilidad de lo que para la mayoría no era en principio más que un deshecho.

Esa característica es uno de los principales encantos de su obra. En una sociedad de consumo, en que casi todo es de usar y tirar, algunos pocos reciclan, y los verdaderos artístas convierten directamente en arte los desperdicios. Así lo explica el propio Kiko: “Los materiales que utilizo suelen ser trozos de podas, raices  o maderas que encuentro en la playa, en el monte o en cualquier sitio al que voy e incluso trozos que alguna gente que conoce lo que hago me regala. Siempre trato de recuperar materiales que para la mayoría son desechos, desperdicios, cosas a las que por lo general nadie da valor y transformándolos le doy una utilidad donde antes era solo algo inutil.”

Y es que el significado de su actividad es algo muy profundo, y tiene mucho que ver con la expresión de un rico mundo interior y con la necesidad de completar y de completarse. Al ser preguntado sobre el sentido de sus tallas Kiko responde con sencillez y sinceridad lo siguiente “trato de comunicar con ellas lo que no me era fácil de comunicar sólo con palabras. Se trata de la necesidad de hacer  algo y terminarlo, en un mundo que cada vez está más especializado y donde todos somos piezas y no estamos completos ni hacemos nada de principio a fin”.

La talla "Intento de Elías" del autor Kiko Palabras

Los compostelanos pueden estar orgullosos de contar entre ellos con tan coherente creador y pueden disfrutar de sus obras en directo e incluso hacerse con alguna de ellas ya que Kiko Palabras suele hacer exposiciones de las mismas: “Suelo exponer mis trabajos en pubs de Santiago en la zona vieja. Empecé a exponer en el año 2000 animado por un amigo, aunque esta afición no surge ahi, sino que años antes de exponer ya creaba por placer y regalaba mis creaciones a mis amistades”.

Además, la preocupación social es uno de los fundamentos del quehacer de Kiko, quien no duda en poner sus creaciones al servicio de la búsqueda de una justicia y una igualdad que por desgracia no reina en las sociedades actuales: “a veces acompaño la exposición de tallas de madera con pensamientos, poemas o denuncias de algún asunto actual”.

Así es Kiko Palabras, una persona cercana y afable, con una imaginación desbordante y un arte verdaderamente sentido y significativo. No obstante, los que tenemos la suerte de conocerlo sabemos cuáles son las clave de sus creaciones: su enorme empatía, su bondad innata y sobre todo su grandísimo corazón son sin duda, y unidas a su talento, el verdadero motor de sus tallas. Él eleva a la categoría de arte desdichados materiales destinados a yacer en un vertedero, los cuales son rescatados, tratados y expuestos para deleite de los visitantes a sus exposiciones. El cariño es la base de su ser y también de su obra y es precisamente por ello que Kiko es entrañablemente grande.  Lo demuestra en el trato humano, en la manera de cuidar y transformar materiales y en la dulce y humilde manera en que nos habla de los hijos de sus manos que son sus hermosas piezas.

Más información – Cultura10.com

Fotos – Cedidas por Kiko Palabras (Títulos: “Todos compartimos a mesma nai” e “Intento de Elías”)

Te puede interesar

Escribe un comentario