‘Fumata bianca’ para la estación central del AVE en Compostela

El alcalde compostelano, Sánchez Bugallo, regresó ayer de Madrid con la noticia de que el acuerdo para la construcción de la estación central del AVE en Santiago está prácticamente cerrado, y que lo previsible es que se firme el convenio antes de que finalice el presente mes.

Con todo, no ocultó que todavía no se ha podido leer con detalle la propuesta, de forma que las tres partes implicadas, Raxoi, la Xunta y Adif, tendrán que estudiarlo detalladamente y “manifestar su conformidad o disconformidad con el mismo”.

De todas maneras, el alcalde se mostró optimista, y señaló que espera que no se produzcan problemas y que la firma del documento tendrá lugar este mismo mes en Santiago.

El alcalde se reunió con el presidente de Adif, Antonio González Marín, en Madrid, y una vez finalizada la entrevista explicó que se volvía para Santiago con el documento. La discrepancia fundamental entre ambas partes reside en el aprovechamiento urbanístico de la parcela que actualmente ocupa Renfe.

Las pretensiones iniciales de Adif de instalar una gran área comercial en la zona fueron rechazadas por el Ayuntamiento y provocaron que se paralizasen las negociaciones.

Sánchez Bugallo explicó que en Raxoi existe la “voluntad de que en cuanto el convenio entre en vigor se inicien inmediatamente los trabajos para redactar el Plan Especial de esta zona, según lo previsto en el Plan Xeral de Ordenación Municipal”.

En este sentido, el alcalde anunció que para la redacción de este documento urbanístico el Ayuntamiento contratará “al mejor equipo técnico”.

En la reunión también se analizó otro de los asuntos pendientes con Adif, como es la entrada del AVE en Santiago a través del barrio de O Castiñeiriño.

El alcalde indicó que el gestor de infraestructuras de Renfe asume que es necesario modificar el proyecto para este punto, “reduciendo la zona de afección y facilitando su integración con lo que es una zona urbana”.

El proyecto inicial preveía el paso del tren por una trinchera, lo que cortaría el barrio por la mitad. El Ayuntamiento propone que este paso se realice a través de un falso túnel, lo que reduciría el impacto sobre una zona densamente poblada.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario