El menor acuchillado en Santiago participó en una trifulca con jóvenes de aspecto latin king

“Si quieres saber lo que está pasando en Santiago, sal por la noche, date un paseo por las calles de madrugada y abre bien los ojos”, indicó ayer un testigo a este periódico. Y es que la pelea en la que se vio involucrado el pasado sábado a las seis de la mañana un menor de 17 años, cuya identidad responde a las iniciales M.J.M.B., “enfrentó a dos grupos de jóvenes. Unos eran blancos y otros tenían estética de latin kings”, señaló a este diario un testimonio.

En un principio eran sólo cinco los involucrados en la trifulca. “Se pusieron a pegarse puñetazos en medio de la carretera, en la calle Santiago de Chile, a la altura del número 16”, comentan algunas personas a las que tuvo acceso este diario. “No pasó ningún coche en ese momento, pero sí había mucha gente, que salía de una discoteca a esa misma hora. La pelea se fue trasladando de lugar a base de golpes, al tiempo que se iba sumando gente a ella. “Acabaron pegándose en grupo y rodando por el suelo”, cuentan.

La reyerta alcanzó la intersección de calles Santiago de Chile y República Arxentina. Según algunas voces, el mismo chico que fue apuñalado se separó un momento del grupo, entró en una tienda de 24 horas que hay en la zona y cogió una botella de cerveza. Decía que la iba a romper para atacar con ella a sus rivales, pero este diario no puede confirmar si el joven llegó a hacerlo. Los testigos sí señalan, sin embargo, que el menor ya llevaba por entonces “una marca de herida de cuchillo en el cuerpo. La hemos visto”, dicen.

El menor M. J. M. B. es vecino de O Milladoiro y ayer, al cierre de esta edición, continuaba ingresado en el área de Reanimación del hospital Clínico. Según los testigos, este chico “recibió al menos dos puñaladas”.

“No son bandas”

Los vecinos de las calles Santiago de Chile y República Arxentina consultados por este diario reconocieron “que no oímos nada y no nos enteramos de que había esta pelea”. Pocas horas después del suceso, cuando salieron de sus casas comprobaron, sin embargo, “que había muchísima sangre en la acera, y hasta algunos de los coches estacionados estaban manchados también”. Y es que una de las cuchilladas que recibió el menor se produjo entre las costillas y, aunque no afectó a ningún órgano vital, sí le hizo perder mucha sangre.

La Policía Nacional investiga los hechos, y los vecinos de Compostela le piden a los agentes “que vigilen más este tipo de sucesos”. Y es que, según algunos, “lo de esta cuchillada se veía venir”.

“Si quieres saber lo que pasa en la ciudad sal por la noche”, dicen estas personas. “Hay muchos extranjeros en Compostela que se juntan según el país al que pertenecen, y salen de copas. Yo no creo que se trate de bandas, estilo latin kings, sino que si estos chavales salen de marcha y uno de ellos tiene algún problema, van todos a defenderlo”, comentan. “En Santiago no estamos acostumbrados a que haya cuchilladas, pero en los países de esta gente, eso está a la orden del día. Y lo que sucedió aquí el sábado irá a más…”

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   rommel dijo

    ke los maten a todos malditos sudakas
    Sieg Heil!!
    Heil Hitler!!!

Escribe un comentario