El Gil Casares será derribado para crear un nuevo hospital de agudos

El derribo del hospital Gil Casares y la construcción de un nuevo edificio en su lugar, que se interconectará con el Clínico como un macrocentro para atención de agudos, fue sin duda uno de los grandes titulares que se pueden destacar del Plan Funcional del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), presentado ayer. Este ambicioso proyecto también conlleva grandes e importantes subtítulos por las cuantiosas mejoras que prevé esta hoja de ruta para la reorganización del complejo, con un fin que fue resumido por la conselleira de Sanidade, María José Rubio: “El paciente será el centro de todo el sistema, para darle una mayor comodidad, dignidad y eficacia”.

En la presentación del plan funcional, el gerente del CHUS, Jesús Caramés, se mostró “orgulloso” y “feliz” con el futuro que se planea sobre el complejo hospitalario que dirige. Incluso emuló al ya nuevo presidente de Estados Unidos, al asegurar: “Yes, we can. Sí, podemos ser los mejores, y tener hospitales del siglo XXI”.

Y es que el doctor Caramés ya anunció en 2006, cuando tomó posesión de su cargo como gerente del CHUS, su intención de elaborar un plan estratégico para poner en marcha uno funcional con el fin de integrar los recursos de los hospitales Clínico, Conxo, Gil Casares y Psiquiátrico, contando con la participación de los profesionales. Así, ayer agradeció a los cerca de doscientos que participaron en la reorganización del complejo su apoyo y esfuerzo.

En la presentación del plan funcional, la titular de Sanidade, que estuvo acompañada, entre otras autoridades, por el alcalde de Santiago, Sánchez Bugallo, anunció el respaldo inversor a este proyecto de 56,7 millones de euros, sin contar el coste derivado del equipamiento de las nuevas infraestructuras, ni el de las obras del futuro aparcamiento.

Aunque las obras del edificio que sustituirá al Gil Casares no comenzarán previsiblemente hasta 2010, ya ha sido bautizado como Bloque E. El hospital, que estará dedicado a la atención más urgente, compleja y terciaria de agudos, albergará el hospital de día médico polivalente y unidades de hospitalización y consultas externas, entre otros recursos. El edificio ocupará 22.408 m2 y contará con un presupuesto de 29 millones.

En el plan se prevé un incremento del número de camas del CHUS, que ascenderán a 1.142, con el fin de que haya un 30% individuales y ninguna habitación ocupada por tres enfermos.

Una unidad para los mayores

El nuevo modelo situado en el horizonte de 2017 destinará el hospital de Conxo a cirugía mayor ambulatoria y de corta estancia, además de una unidad de Cuidados Paliativos (ahora en el Gil Casares), rehabilitación, hospitalización psiquiátrica de agudos, desórdenes alimentarios, hospitalización de cuidados continuos y una unidad para atención de pacientes de edad avanzada, que presentan enfermedades crónicas y pluripatologías.

Por su parte, el Psiquiátrico de Conxo mantendrá su contenido global y sus funciones actuales, aunque seguirán las mejoras iniciadas, según se recoge en el Plan Estratéxico de Saúde Mental.

Otro objetivo del plan funcional es “priorizar” la potenciación de la atención ambulatoria con 30 nuevos locales de consulta externa y gabinetes, que sumarán 332 para aumentar las resoluciones y reducir las hospitalizaciones. En lo que respecta al hospital de día, aumentará en 70 sus 200 puestos actuales, y también aumentarán en un 55% las camas de críticos.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario