El edificio de madera del parque Granell será como el de la Granxa do Xesto

Los usuarios del parque Eugenio Granell, en el Restollal, tendrán donde parar para tomarse algo mientras recorren los caminos y senderos de este céntrico parque de 130.000 metros cuadrados. El Ayuntamiento instalará en este espacio un equipamiento de servicios similar al que ya funciona en la Granxa do Xesto y que alberga una cafetería y aseos. Se tratará de un inmueble de madera y cristal con una superficie total construida de 234 metros cuadrados, de los que 70 serán de espacio interior y 60 de terraza cubierta. El resto será de terraza perimetral. El edificio tendrá una importante decoración vegetal para encajar mejor en el entorno. La cubierta será plana, por ese motivo, para ajardinarla. Y por motivos de seguridad, el inmueble llevará un cierre metálico nocturno. Su instalación en uno de los parques más grandes y utilizados de la ciudad responde en buena medida a las dimensiones del ámbito y a la solicitud de sus usuarios por disponer de un sitio donde tomarse algo y disponer de aseos.

El proyecto todavía está sin encargar, aunque el objetivo es que esté en funcionamiento para el próximo verano, según apuntó ayer la concejala de Parques e Xardíns, la nacionalista Elvira Cienfuegos, tras la firma del convenio con el Consorcio que permitirá su financiación. Porque, aunque de iniciativa municipal, el equipamiento se afrontará con la partida de 200.000 euros que ha habilitado el Consorcio para este fin y que desde ayer está disponible ya, según el alcalde y presidente de este organismo, Xosé Sánchez Bugallo, quien suscribió el citado convenio en representación del Consorcio.

Un convenio que en total suma 600.000 euros de aportación de la entidad interadministrativa. Los otros 400.000 serán para el acondicionamiento para el uso ciudadano de la Selva Negra, un ámbito de veinte hectáreas en pleno Pedroso que el Consorcio adquirió hace un par de años por unos cuatro millones de euros. Lindante con la Granxa do Xesto, la Selva Negra se acondicionará en dos fases.

Medio natural

La primera mejorará las condiciones de la finca para ofrecer espacios de uso socio-recreativo al tiempo que se conserva su valor natural, porque se tratará de una intervención suave en la que primará su carácter rústico, lejos de los espacios verdes urbanos «domesticados». De hecho, aunque se trabajará para acondicionar caminos dentro de ese ámbito, será «cos propios materiais do terreo», según el alcalde.

En esta intervención se consolidará la vieja carballeira, se incrementará la biodiversidad de las especies con nuevas plantaciones y se erradicarán aquellas invasivas, sobre todo las acacias, según Cienfuegos. Para estas labores se destinarán 133.000 euros, descontando el valor del aprovechamiento de la madera (55.000 euros).

Los otros 267.000 euros se invertirán en la obra civil, la actuación de la segunda fase. En este caso se restaurará el régimen hidráulico de la finca, incluyendo la creación de un lago al aprovechar las aguas del Pedroso, se hará lo que se llama una calle de golf y se restaurarán los elementos arquitectónicos ya existentes, como muros y otras ruinas, además de la creación de sendas, caminos y la habilitación de zonas de acceso.

En este último caso se piensa en acondicionar espacio para estacionamiento en la zona donde lindan la Selva Negra con Granxa do Xesto. El área específica de este último parque se queda ya pequeña para los días de gran afluencia, lo que está provocando problemas en la circulación en la pista de subida al Pedroso, después de Casas Novas. Cienfuegos indicó ayer que se tratará de ver una solución en esa zona de proximidad entre ambos parques, aunque el alcalde animó también a los compostelanos a acudir a pie a estos espacios.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario