El campus sur solo admitirá el tráfico perimetral tras su reforma

campus

El campus sur sufrirá una reforma que va más allá de la mejora de aceras y viales prevista inicialmente por la Universidad y el Ayuntamiento en el 2005, cuando zanjaron sus litigios judiciales sobre el pago del IBI de la USC y decidieron afrontar la modernización de este espacio. El proyecto que están ultimando ambas partes incluye una transformación profunda en los usos del recinto, que ganará carácter peatonal e incorporará carril bici en todo el ámbito, en detrimento del uso del vehículo y del aparcamiento en superficie.

En el futuro, solo se admitirá la circulación perimetral, quedando el movimiento de vehículos en las calles internas para el servicio de los edificios del campus y de las áreas de aparcamiento específicas de la comunidad universitaria que se mantengan tras la reforma. Porque no todas persistirán, según asumieron ayer el vicerrector de Infraestructuras, Miguel Vázquez Taín, y el concejal de Obras, Bernardino Rama. De hecho, las restricciones en el aparcamiento serán de mucho más calado, hasta el punto de que desaparecerán más de 600 de las 1.000 plazas que alberga ahora mismo el campus. A medida que avance la reurbanización se irán eliminando todas las de la zona ORA (600), y de las universitarias podría verse afectado también un porcentaje considerable.

Párking subterráneo

La alternativa para los vehículos será la misma que en el Ensanche a medida que se avanzaba en su reurbanización: aparcamiento subterráneo, con un mayor coste para el bolsillo de sus usuarios. USC y Concello, que ya han contactado con posibles promotores, proyectan un aparcamiento con una capacidad que sobrepasará a la de las plazas que se eliminarán y con un uso mixto para la comunidad universitaria y la población en general. Aun está por decidir en qué punto, aunque será en el entorno de Farmacia, Políticas y Derecho, posiblemente hacia la zona del campo de fútbol, lo que descarta aquella iniciativa de hace años de hacer un aparcamiento en la zona del estanque. De hecho la reforma comenzará por ahí.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario