El Camino de Santiago, energía más allá de cuestiones religiosas

Tramo verde del Camino de Santiago

Se dice del Camino de Santiago que está estrechamente relacionado con la fe en Dios, y ciertamente, negarlo sería necedad a día de hoy.

Pero no es la creencia religiosa la única promotora de ese algo que cada año empuja a millares de personas a caminar hasta la capital gallega. Y es que el Camino de Santiago tiene una energía especial que incluso los no creyentes pueden percibir y aprovechar para apaciguar su espíritu sin tener nada que ver con la Iglesia Católica.

Se sabe que antes incluso de que el Apostol llegase a nuestra ciudad (si es que en realidad llegó), el Camino de Santiago existía como itinerario mágico, que permitía a quien lo hacía vagar por parajes silenciosos y solitarios en algunos de sus tramos, lo que recargaba energéticamente el cuerpo de quien llevaba a cabo las diversas etapas del mismo.

Posteriormente, cuando la catedral estuvo construida, se aprovechó o se tergiversó la historia del mismo con el fin de ponerlo al servicio de la Iglesia, como otras tantas veces se han absorbido ritos o tradiciones paganas para tener por así decirlo el monopolio de la faceta espiritual del ser humano.

Un par de peregrinos dejan atrás una bella escultura

Incluso a día de hoy, cuando la gran mayoría de las personas que vienen lo hacen movidas por la fe, podemos encontrar muchos peregrinos que realizan el viaje a pie con la única intención de encontrarse a sí mismo durante la travesía, sentir la soledad, meditar, captar la energía o simplemente conocer a otros viajantes y pasar un buen rato en su peregrinación.

Sea cual sea la motivación de cada uno… todos confluyen en un mismo punto: Santiago de Compostela, lugar mágico al que todos quieren llegar.

Más información – Zapatones, historia viva en Compostela

Foto – largallego.blogspot.com.es y caminodesantiagohoteles.com

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario