El buen tiempo riega las calles de Santiago

Imagen de la Catedral bañada por el sol

Se aproxima el verano… y con él el final de las interminables lluvias que han inundado las calles compostelanas en los últimos dos meses. La llegada del sol, que cada vez calienta más se hace visible en la cantidad de gente que sale a las calles así como en el número de terrazas que los bares disponen para que sus clientes puedan disfrutar de las consumiciones mientras respiran aire puro y toman un poco el sol en plena capital gallega.

Los abrigos, paraguas y botas han dejado paso a los pantalones cortos, las mangas de camisa y las sandalias, y muchos son los que en vez de protegerse contra las inclemencias de la lluvia lo hacen contra las del sol con gorras, gorros y gafas oscuras para poder pasear por las calles santiaguesas sin sufrir las consecuencias de estar expuestos a los rayos solares demasiado tiempo.

Es tiempo también para que las familias puedan pasear y que los niños jueguen y corran por las iluminadas calles santiaguesas a las que las gotas de lluvia parecen haber dado, esta vez sí, una tregua definitiva hasta pasados los meses estivales, aunque como todo el mundo sabe, en esta tierra hemos de aprovechar cada uno de los rayos del sol, ya que en cualquier momento las nubes podrían hacer su aparición y volver a mojar el asfalto… y de paso empapar a los confiados transeuntes.

Los parques, las escaleras de la Plaza de la Quintana, los recintos deportivos al aire libre, las piscinas y demás lugares preparados para gozar del buen tiempo comienzan en esta época a ser visitados por miles de santiagueses que esperan que la tregua de la humedad dure lo suficiente como para poder disfrutar de su tiempo de ocio al aire libre durante los próximos meses con la finalidad de recargar las pilas y secar el caracter, al que el estress de la ciudad y la propia lluvia empapan a lo largo del curso.

Más información – El buen tiempo acompaña durante las fiestas de la ascensión

Foto – Noticias.terra.es

 

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario