El Aquapark, de mal en peor

El mal tiempo y las bajas temperaturas provocaron un bajón de casi 40.000 entradas este año con respecto a la media de veranos anteriores.  Con cifras de afluencia similares en 2007 se perdieron 140.000 euros.  El récord se registró el día 3 de agosto con 4.500 personas.

Aseguran en Cerceda que no se recuerda desde hace décadas un verano “tan malo”, en lo que al tiempo se refiere. “Hoy, en pleno agosto, tenemos 12 grados, así es imposible que las cifras del Aquapark sean buenas”, ­reflexiona la responsable ­municipal del parque acuático de ­Cerceda, que no levanta cabeza en lo que a afluencia de visitas se refiere después de dos ­veranos de lluvia “y este, sobre todo de frío”, añade.

Los números cantan. A día 21 de agosto habían entrado en el Aquapark 93.000 personas, cuando la media de veranos anteriores indica que esta cifra debería rondar los 130.000. En términos económicos, todavía no están calculadas las pérdidas con respecto a un verano de normalidad meteorológica. Sin embargo, el número de entradas registrado este verano se asemeja mucho al de 2007, cuando el parque acuático de titularidad municipal dejó de ganar 140.000 euros. “Pese a todo, ni siquiera en estos dos veranos tan flojos se registran pérdidas, suele haber un balance de equilibrio entre los gastos de amortización y servicios de las instalaciones (agua, luz, personal…) y los ingresos por entradas. Puede mantenerse porque es público, pero no sería rentable para una empresa privada, porque no da ganancias”, explican desde el Concello.

Desde que el recinto abrió sus puertas en junio, las cosas han ido de mal en peor, sobre todo en julio y agosto. Si en otros años el registro diario de visitas oscilaba entre las 3.000 y las 4.000, este año hubo días en que se quedó por debajo de las 1.000. Y eso que los veraneantes tiene ganas de playa y piscina. Solo así se explica que días como el 15 de agosto, con lluvia y bajas temperaturas entrasen 1.500 personas al Aquapark, una cifra raquítica para una fecha tan señalada, pero superior a la que podía esperarse mirando al cielo. En condiciones normales en el puente de agosto solían llegar al parque unas 15.000 personas, pero este año lo hicieron poco más de 2.000 en tres días.

En la parte positiva de la balanza, el registro máximo: el 3 de agosto, con 4.500 entradas.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario