Compras en el Apóstol: algo siempre cae por estas fechas

Puesto de venta de complementos

Inevitablemente sucede que uno sale a la calle en estas fechas, ya sea por iniciativa propia o porque alguien se lo ha pedido y acaba dando un paseo por la ciudad en plenas festividades del . Ciertamente me gusta hacerlo, es una tradición que tengo, aunque me revienta llevarlo a cabo en horas en las que la calle está tan concurrida que uno no puede ni ver todo lo que ha salido a ver y que es propio de esta época del año.

El caso es que pases por donde pases, especialmente si te dejas caer por La Alameda, verás que hay puestos en la calle vendiendo baratijas y otras cosas… y lo cierto es que siempre acaba cayendo algo.

Útiles (aunque demasiado chillonas) fundas de goma para el móvil, libros, pulseritas, recuerdos o adornos, incienso, bolsos o carteritas, mecheros… lo que sea. Los precios son bajos y las cosas coloridas y uno acaba picando. Aunque lo cierto es que es bonito hacerlo: recuerdo cuando era niño y había fiestas, me gastaba cuatro duros y lo flipaba con todo lo que compraba. Quizás por eso sucumbo año tras año y acabo comprando algo pese a ser persona a la que no le gusta ir de compras ni le gustan en exceso las festividades… pero sí sentirse niño.

Más información –

Foto – Arrasate

Te puede interesar

Escribe un comentario