Compostela gira al son de los derviches egipcios

Las piedras de Compostela se transforman estos días en arena del desierto de la mano de los Derviches del Cairo, una formación egipcia que interpreta su propia y enérgica variedad de la danza original de Turquía.

Con turbante y ataviados de blanco, los músicos, y de negro, con enormes faldas de colores, los bailarines, muestran sus habilidades dando vueltas sobre sí mismos, para comunicarse con Dios y elevar el espíritu, pero también para entretener al público.

Así lo explica el director de la formación, Ahmed Nour Eldien, que también se dedica a la promoción turística: “la danza nació en Turquía, y como Egipto era parte del Imperio Otomano, llegaron muchísimos derviches de allá, pero los egipcios no aceptaron la danza tal cual, porque la cultura de nuestro país es muy fuerte”.

Instrumentos propios
Por eso, a pesar de que adoptaron la danza turca, emplean sus propios instrumentos, existentes ya desde la época de los faraones, tales como el dof, similar a la pandereta; el rababa, parecido al violín; el nay, una especie de flauta, o el sagat, “como fueran unas castañuelas españolas”.

Además, tiñen el movimiento de colores, con sus pesadas faldas de hasta 13 kilos. “Tenemos que hacer algo más difícil que los turcos, por eso bailamos con faldas que pesan un montón”, indica ‘Amador’, tal como llaman al jefe de los derviches en su gira española.

“Dicen los sufís que su cuerpo nunca gira, que lo que gira es su espíritu”, dice el director, en referencia al punto más “místico” del espectáculo, en el que los bailarines pierden el contacto con el público cuando se elevan al mismo tiempo que sus faldas. Para llegar la tal grado de concentración da igual que la danza se ejecute al aire libre y rodeados de gente. “Estamos acostumbrados a bailar en cualquier condición, de hecho comenzamos bailando en la arena del desierto, que es lo más difícil”, aseguran.

Actuaciones en Galicia
Ya actuaron el lunes a la noche en la Quintana y este martes repetirán, a las 22.30 horas, en el mismo escenario, dentro del Festival dos Abrazos. El miércoles a mediodía harán un pasacalles en Platerías para demostrar su habilidad, y convocar más gente para su última actuación en la capital gallega, que será ese mismo día a las 22.30 horas en el Toural. Continuarán por Galicia el día 14, en Ferrol, y el 15, en Vigo, después de moverse por otros escenarios del Estado.

En el espectáculo nocturno, se mezcla la tradición y la diversión, el arte y la religión islámica, aunque “puede haber sufís de todas las religiones”. “En la danza regional, un bailarín se sitúa en el centro para representar al sol, y otros a su alrededor representan a los planetas, giran igual que cualquier cosa del Universo, y sus giros son rezos para Dios”, añade el representante del grupo, formado por más de 40 músicos y bailarines.

Futuro
Los Derviches del Cairo llevan desde 2001 intentando mantener esta tradición. “En nuestra tierra no hay un instituto que enseñe esta danza, así que montamos nuestra escuela y recurrimos a los hijos de los bailarines originales”, dice Ahmed Nour. Así, cuentan ya con chavales capaces de girar durante dos o tres horas, y en los que depositan la esperanza de que la tradición se mantenga “para siempre”.

Fuente: Galiciae.

Te puede interesar

Escribe un comentario