Comiendo en La Alameda: repostar y seguir

Algodón de azúcar

Como os comentábamos hace no demasiado tiempo, los jóvenes y los niños se pasan casi todo el curso pensando en la llegada de las ferias y de las atracciones… por lo que una vez que estas están en Compostela y se acude al lugar no es plan de andar perdiendo minutos… aunque eso no debe implicar la pérdida completa de energía. Nos explicamos.

La emoción y el ajetreo de estas actividades suelen despertar el hambre en los niños y adolescentes, por los que si por ellos fueran seguirían disfrutando de la diversión aún con el estómago vacío solo con la intención de no perder ni un solo segundo de deleite.

Por fortuna, tienen a mano unas cuantas opciones para reponer energía sin desviarse de la zona ya que siempre hay puestos de gominolas (la glucosa es importante en estos casos), de churros, de hamburguesas, de perritos, de bocadillos, de garrapiñadas o de algodón de azúcar, que permiten repostar sin siquiera tener que salir del espacio dedicado a las atracciones: mientras esperas la cola para montar en la siguiente cosa habrás repuesto energías.

Lo cierto es que no son comidas demasiado sanas, pero menos sano es no comer… y una vez al año no hace daño. (El pulpo, que también está presente escapa a esta afirmación ya que además de ser más sano… está de rechupete)

Eso sí… los padres tienen la última palabra ya que cada niño o adolescente es un mundo y no todos pueden comer de todo… pero seguro que algo a tu medida encuentras entre tantas y tan buenas opciones.

Más información – 

Foto – Rincón Abstracto

Te puede interesar

Escribe un comentario