Bar Abrente, pasión amarilla en Compostela

_abrente

El Villarreal es ya un gran club. Pero lo que nadie podía imaginar es que la afición por este club se extiende y con mucha fuerza, más allá de los límites de la provincia de Castellon. En la otra punta de España, se esconde un rincón, donde lo amarillo tiene un sabor especial. elvillarreal.com tiene el placer de presentarte el Bar Abrente. Que lo disfrutes.

El ‘Abrente’ es uno de los bares más populares de Santiago de Compostela. No tanto entre los turistas, que prefieren caminar por la zona vieja contemplando cómo las nécoras se desesperan en sus vitrinas; como entre los ‘currelas’ y estudiantes de la zona más moderna de la ciudad. Salvador, el dueño del local, prefiere las tapas caseras y abundantes al lujo del marisco; y por supuesto, las banderas y escudos del Villarreal de sus amores a las estampitas de la Catedral y el Apóstol Santiago. Y no le va nada mal: no aparece en las guías de turismo, pero a las horas punta del día, compostelanos de nacimiento y de adopción ‘pelean’ para conseguir una mesa y degustar las generosas raciones que allí se sirven.

¿Y cómo acaba un niño criado junto al Madrigal montando un bar en Santiago de Compostela? “Vine en una semana de trabajo, conocí a una gallega… y ya son ocho años”, recuerda sonriente Salvador, “monté un bar pequeñito que pudiese llevar yo sólo, ahora son dos locales, somos cinco empleados y es la sede de la Peña del Villarreal en Galicia, Abrente Amarelo”. Porque por amor uno puede cruzar el mapa, pero la pasión por unos colores acompaña allá donde vaya un hincha. Así que la novia de Salva no tiene más remedio que compartir atención con sus otras dos devociones, el bar y el Villarreal, al que sigue desde los tiempos de Segunda B. “Aquí aprendí lo que es la morriña de los galegos, así que hace año y medio nos decidimos a fundar la peña, que ahora tiene 48 socios”, presume Salvador, “pero las ofertas de los partidos ya son de antes: con cada gol del Villarreal, ronda de cañas gratis… contra el Arsenal, con cada gol habrá ronda extra de tapas; y como vamos a pasar, al final se invitará a pasteles y a chupitos, y habrá una charanga. ¡Que suene la música!”.

La ‘fiebre amarilla’ se extiende entre los compostelanos, “aunque también hay alguno de Castellón, perdido como yo; y los argentinos, que tiran por nosotros”. Pero sin duda, lo mejor es crear un pequeño Madrigal en el Abrente con cada partido del Villarreal. A Salvador le brillan los ojos cuando lo describe. “Tienes que verlo, siempre se llena. Y encima, cada vez que nos acercamos a portería, se oye el ¡Uuuuuy! Es mucha la afición que hemos creado, y para mí es lo más grande, algo que no puedo explicar”. Pero aún así, cada vez que tiene un respiro, se escapa para alentar en vivo a los suyos; y hasta es socio del Dépor para tener su asiento reservado en Riazor cada vez que el Submarino hace parada en la costa gallega.

Aunque la Liga es casi cosa de dos, Salvador tiene muchas ilusiones puestas en esta temporada. “En Liga quedamos terceros fijo, y volveremos a estar en Champions”, desafía, “y en Champions… podemos llegar lejos, aunque estar donde estamos es un sueño. No olvidemos que venimos de la nada, es una población de 48.000 habitantes que intentaba tener un equipo consolidado en Segunda, así que allá donde lleguemos ya está bien para nosotros”. Pero, ¿qué hará el bar Abrente si el Villarreal alcanza la final?Barra libre durante todo el partido, bocadillo para todo el mundo y unos gaiteiros. ¡Todo lo que se consuma durante esas dos horas es gratis en el Abrente Amarelo!” Así cualquiera se suma a la ‘fiebre amarilla’ de Compostela… y en el Submarino de Salva hay sitio para todos.

Fuente: elvillarreal.com.

Te puede interesar

Escribe un comentario