Ana Alcaide: La redescubridora española de la mágica viola de teclas

Es la única instrumentista en España, junto con el violinista vasco Xavi Zeberio, que se ha atrevido con la nyckelharpa o viola de teclas, un instrumento sueco del siglo XVI casi desconocido por estas tierras. Se trata de la madrileña Ana Alcaide, y su atrevimiento parece haberle salido bien pues ya lleva vendidos más de 15.000 discos de sus dos trabajos publicados, cuyos temas sonarán el sábado en el Festival dos Abrazos.

Para esta especialista en musica tradicional y antigua todo recomenzó musicalmente cuando hace siete años se fue a Suecia a terminar su carrera de bióloga. Allí fue donde conoció este instrumento que le impactó visualmente y por su mágico sonido. De vuelta a Toledo, la ciudad donde reside, comenzaría a tocar la nyckelharpa en sus calles, para practicar y pagarse sus estudios. En las calles nació, pues, la carrera con la nyckelharpa de Ana Alcaide quien actualmente finaliza sus estudios superiores de música en la Malmö Academy of Music.

En su primer disco, Viola de Teclas , los rabeles, violas y violines protagonizan e interpretan, junto con la niyckelharpa , melodías sefardíes, ritmos castellano y flamencos, rabeladas cántabras y piezas renacentistas. Ana Alcaide se dio a conocer con este trabajo que tuvo una gran aceptación del público y muy buenas críticas. A partir de ahí emprendió una carrera de conciertos por la geografía española y el extranjero, acompañada por Carlos Beceiro, músico de La Musgaña, quien se convirtió en su productor y compañero de trabajo. La música de Viola de Teclas se escucha habitualmente en Toledo en festividades y celebraciones y en vídeos promocionales, convirtiéndose en la banda sonora de la ciudad.

Recientemente publicado, su segundo disco, Como la Luna y el Sol , es un trabajo muy personal en que Ana sorprende con su voz y un despliegue de sonidos e instrumentos del mundo. Está inspirado en un verso de una canción sefardí encontrada en Turquía que simboliza nuestra relación con todo lo que amamos y perseguimos, con todo aquello que permanece inalcanzable. La instrumentista renueva el estilo de la tradición sefardí añadiendo su música a melodías que provienen de países mediterráneos.

Fuente: La Voz de Galicia.

Te puede interesar

Escribe un comentario