Abarrote en la inauguración de ‘Mú’, donde doce creadores reinventan la vaca como símbolo cultural

En la Casa da Parra, una de las salas más emblemáticas de Compostela, y en uno de los meses de mayor afluencia turística, inicia su andadura la muestra Mú (Temos moito que dicir), que recoge el trabajo de doce creadores gallegos, en una iniciativa del diario Galicia Hoxe, organizada por la Xunta y el Concello.

Una muestra que, según su comisaria, la crítica de arte Fátima Otero, encargada de abrir el turno de intervenciones, puede “proporcionar unha visión plural e enriquecedora sobre un elemento tan enraizado na nosa terra como é a vaca”.

Y a ella le dedicaron su tiempo doce artistas gallegos con proyección internacional que “investigaron, crearon e imaxinaron”, para lograr un trabajo con el que “deixan constancia do valor simbólico deste rumiante na nosa cultura”.

Otero recordó que “non existen precedentes en Galicia dunha exposición temática en torno á vaca con tantos e tan senlleiros profesionais”, antes de repasar el trabajo de los artistas que firman la muestra, “desde a ironía a unha alta compoñente crítica do colectivo Capricho Español, ata o impresionismo na fotografía do xenial Vari Caramés”, o “desde a vanitas contemporánea de Tono Carbajo ata a pintura de corte expresivo de Eva Carrera”.

La comisaria también mencionó “o grande escultor da talla na madeira, Álvaro de la Vega, que recrea a tamaño natural a vaca”; a Antón Lezcano “que usa a bandeira galega para imprimir nela este animal”; a Xurxo Lobato, “mestre de fotoperiodistas”, y a Antón Lopo y su performance “que irmana o home coa vaca”.

Sin olvidar a Manuel Moldes, con una obra que “constitúe un canto á nosa etnografía”; a Paco Pestana y su obra “efectista bañada pola poesía dos seus versos”; a Manuel Sendón que “aborda aquela odisea que foi o tema das vacas tolas”, y a Eduardo Valiña, “que foi un pouco máis aló”, dijo, “cunha serie de bostas, excrementos reais de animais totalmente museizables”.

A continuación, el fotógrafo Xurxo Lobato, que tuvo un recuerdo especial para el recientemente desaparecido Virxilio Vieites, habló en nombre de los artistas, mostrando su satisfacción porque “las vacas empiezan a estar valoradas y a figurar en los museos”, convencido de que “merecen un homenaje”.

También la concejala de Cultura, Socorro García, habló de los méritos de la vaca, “que nos remite al pasado, pero que también nos debe remitir al futuro”, segura de que es una figura que “da para muchos trabajos en muchos campos”, dijo tras mostrar su satisfacción por el proyecto de un periódico que “tiene una mirada crítica y atenta a lo que pasa en la ciudad y lo traspasa”.

Para García, además, la exposición se abre “en un buen momento” por el número de turistas que visitan la ciudad, y a los que a través de les podremos “mostrar una parte de nuestra historia y de nuestra cultura”, además de “darles a conocer el trabajo de nuestros artistas”.

Símbolo de la paz

“Castelao”, explicó la conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, en su intervención final, “trata coma tema central das suas historias a vaca, á que coloca coma símbolo de paz. Nos situamos a vaca ó centro do noso pais gracias á brillante idea de Fátima Otero”.

Bugallo, que insistió en la presencia de este animal “na nosa cultura e na nosa historia”, recordando que “para os galegos e galegas as vacas son algo próximo e familiar. Forman parte do noso paisaxe, das nosas vivencias e da nosa economía”.

“E tamén son”, señaló, “un bo vencello para unir as propostas creativas deste feixe de artistas que participan na mostra”.

La exposición, con una puesta en escena muy futurista, rinde homenaje a través de 30 piezas a la vaca, abordando las varias identidades de este animal y su constitución en símbolo de la supervivencia de los gallegos en épocas de poco desarrollo.

Fuente: El Correo Gallego.

Te puede interesar

Escribe un comentario